. . .

El trastorno eréctil prolongado puede repercutir en daños en la relación de pareja, además de complicar el proceso de descenso. Para superar esto se requerirá un tratamiento de acuerdo con la causa subyacente. También puede hacer el tratamiento protesis de pene como una forma de lidiar con la disfunción eréctil.

Los médicos primero averiguarán qué lo causó a través de una serie de preguntas y pruebas. Si se conoce la causa, entonces el tratamiento comienza paso a paso. Comienza con tratamientos mínimamente invasivos, por ejemplo con medicamentos. Entre otros, cambiar de medicación, superar trastornos hormonales con fármacos específicos, o dar fármacos que puedan ayudar a superar las condiciones físicas que provocan los problemas de erección.

Además, los médicos también pueden aconsejar consultas a psicólogos si se considera que los trastornos de la erección son psicológicos, por ejemplo, debido al estrés o la depresión. Si el médico lo considera necesario, se le ofrecerá el uso de una aspiradora o un dispositivo implantable en el pene disponible. No se asuste cuando usted o su pareja experimenten trastornos de erección. Consulte inmediatamente a su médico acerca de la condición. También discuta las posibles causas, así como la mejor solución para superarlas. El apoyo mutuo puede ser parte de la solución a este problema.

El deseo sexual masculino es un proceso complicado que involucra el funcionamiento del cerebro, los músculos, las emociones, los vasos sanguíneos, las hormonas y los nervios. La disfunción eréctil, también conocida como impotencia, puede ser causada por problemas asociados con estas cosas. El estrés y otros problemas de salud mental también pueden causar o empeorar la disfunción eréctil.

Según lo informado por Health Line, se estima que alrededor del 50 por ciento de los hombres de 40 a 70 años experimentan síntomas de disfunción eréctil a lo largo de su vida. El riesgo de impotencia aumentará con la edad. Además, los registros médicos también informan que los hombres con estudios superiores tienen menos posibilidades de sufrir impotencia. Esto puede deberse a su estilo de vida saludable promedio. Por eso, también puedes llevar una vida sana, para reducir el riesgo de disfunción eréctil.